James Craik descubrirá al hombre que le dio su nombre  

Informe Especial 07 de noviembre de 2019 Por
La localidad del departamento Tercero Arriba recibirá por primera vez a un descendiente del hombre que quedó emparentado con el pueblo a través de su nombre. Será la ocasión propicia para profundizar sobre la identidad del lugar.
MICRO SITIO MUNICIPIOS NOTA 0680 - JAMES CRAIK
El nombre en el cartel a la vera de la vía cambió la historia del pueblo de Chañares. Foto: villamariaya.com

Según el Diccionario de la Real Academia Española, el término “epónimo” es un adjetivo “dicho de una persona o de una cosa: Que tiene un nombre con el que se pasa a denominar un pueblo, una ciudad, una enfermedad, etc”. El señor James Craik, un escocés que trabajó en el desarrollo de las redes ferroviarias del país, es el epónimo del pueblo de la planicie cordobesa, que antiguamente se llamaba Chañares.

Luego de muchos intentos, finalmente un descendiente de aquel hombre que nunca estuvo en Chañares arribará a este lugar. La cita es este viernes, a las 20.30, en la Estación del Ferrocarril del pueblo. Este lugar emblemático hoy es la sede del Concejo Deliberante de la localidad.

Se trata de Guillermo Abel Santana MacKinlay, un argentino de ascendencia escocesa e incansable difusor de la cultura gaélica, fundamentalmente a través de su lengua, la música y el canto. Tan es así que habrá tiempo para disfrutar de sus interpretaciones con la gaita

También participará del evento el historiador Harry Charap, quien expondrá sobre la vida y obra de Craik, develando datos que no trascendieron anteriormente sobre su figura. Además, entregará a las autoridades municipales un retrato de Mr. Craik. Será la primera vez que los vecinos vean el rostro de aquel que dio el nombre a su lugar en el mundo.

“La idea es recibir por primera vez en 150 años aproximadamente a un descendiente directo de James Craik. Es un familiar que vive en Buenos Aires y se ha logrado ubicarlo gracias al trabajo que viene realizando un historiador local, que es Gonzalo Pérez”, explica el presidente del Concejo Deliberante, Oscar Ferradans.

“Gonzalo logró contactarse con un historiador de aquella zona, que trabajó mucho con la historia de los ferrocarriles, a raíz de eso pudo llegar a Guillermo Abel Santana MacKinlay, que es el familiar directo de James Craik”, indicó Ferradans.

La voluntad de un grupo de entusiastas vecinos interesados en la historia local sumó el apoyo de la Municipalidad, a través del intendente Oscar Fasolis y del Concejo Deliberante.

Para tomar dimensión de la trascendencia del hecho, este homenaje se da cuando se cumplen 160 años de la fundación del pueblo, a 150 años de la Estación Ferroviaria, a 125 años de la construcción del Templo San Roque, y a 25 años de la creación del Instituto Provincial de Educación Agrotécnica (I.P.E.A.) N° 33 "Humberto Volando".

“Cuando Gonzalo lo propuso al Concejo Deliberante y al Departamento Ejecutivo Municipal realizar este encuentro le dimos todo el apoyo porque es algo que interesa para conocer un poco más de la historia de nuestro pueblo. Hace muchos años, la profesora Ana María Defilippi de Pautasso había realizado una investigación histórica y en otra época también se había intentado ubicar a la familia de James Craik y siempre infructuosamente”, apunta el titular del cuerpo legislativo municipal.

Tanto esfuerzo puesto en descubrir la historia del protagonista del cambio de nombre de la localidad tuvo su premio. “Ya hemos tenido contacto con los familiares que viven en Canadá, invitándolos para el acto, con el embajador. La verdad es que hemos tratado de abrir mucho el acto para que sea popular e histórico, porque nuestro pueblo merecía que pudiéramos encontrar a los familiares de James Craik y esta vez hemos podido”, refiere.

El acto consistirá en dos exposiciones, una que se va a dedicar a hablar del lugar en el que vivió James Craik en Escocia y otra de la historia de los ferrocarriles y de la vida y obra de James Craik en la República Argentina.

“En realidad, James Craik no vivió en nuestro pueblo, fue un empleado del ferrocarril. El pueblo se llamaba Chañares y cuando el presidente Figueroa Alcorta cambia el nombre de la estación de ferrocarril, permitió que se sacaran los carteles de Chañares y se colocaron los de James Craik, porque la gente pedía pasajes a la estación James Craik y el uso popular dejó ese nombre al pueblo”, recuerda Ferradans.

Para saber de qué se trata este pueblo cordobés, con nombre anglosajón, el presidente del Concejo Deliberante lo sintetiza diciendo: “James Craik está en la cuenca lechera más importante del país y nuestra industria láctea ha sido preponderante, junto al trabajo de la gente de campo”. Eso se refleja en ser la orgullosa sede de la Fiesta Nacional del Tambo.

El de este viernes será un feliz encuentro entre la raíz escocesa y la mixtura que forjó a los cordobeses de la llanura, que se materializará en los chañares que se plantarán para celebrar la ocasión.

Te puede interesar