Para Pablo Rosso “estuvimos a nivel en la prestación de los servicios”

Entrevistas 20 de diciembre de 2020 Por Miguel Angel Perin
El presidente del Concejo Deliberante a cargo de la intendencia de Villa María hace un balance del singular año que le tocó vivir como máxima autoridad de la tercera ciudad de la provincia, reemplazando a Martín Gill en ese puesto.  
Rosso
Rosso destacó la obra pública en marcha y por iniciarse. Foto: Archivo

Hace un año, el intendente reelecto, Martín Gill, fue convocado para integrar el equipo del gobierno nacional. En su lugar quedó Pablo Rosso, quien debió asumir la conducción de una ciudad muy importante en el inesperado contexto que generó la pandemia. Rosso hace un repaso de la vivido en este 2020 y transmite su satisfacción por el papel que tuvo el municipio en estas instancias.

- ¿Cómo enfrentó el municipio esta pandemia que seguramente modificó lo planificado para este año?

- Sí, así es. Una planificación original que, en mi caso particular, me tocaba hacerme cargo allá por el 1 de marzo, con motivo de la licencia de nuestro intendente (Martín Gill). Donde la agenda estaba bien definida en lo que era obras, en lo que era medio ambiente, en lo que era recuperación institucional, en la temática de género, cuando el 19 de marzo pasamos al aislamiento social, preventivo y obligatorio. Ahí toda la agenda se vio trastocada y de ahí en más, yo creo que el escenario, la descripción la podemos sintetizar, pero fueron momentos de muchísima incertidumbre. Donde las áreas sociales, las de salud, las de seguridad, iban generando agendas que nos permitían transitar el año. Yo, agradecido a esa planificación que hicimos desde las áreas que luego se refuerzan con la estructura provincial de los Centros de Operaciones de Emergencias. En el caso de Villa María teníamos coincidencia con el Centro y el municipio, que fortaleció la relación directa con el Ministerio de Salud, con las fuerzas de seguridad, con las instituciones no solo de la ciudad sino de la región. Pero también nos hizo ver que Villa María tenía que llevar su infraestructura sanitaria al nivel de una región mucho más grande de la que estamos acostumbrados a interactuar, y quedó esta zona en 440 mil habitantes para atender en lo que tuviera que ver con los procesos de internación por el Covid, que como todos sabemos se dieron recién en el mes de julio, por lo tanto los meses previos fueron de preparación. Yo siempre soy una persona que siempre ve las cosas desde lo positivo. Fue un escenario difícil, porque la verdad es que en una economía delicada que ya teníamos a fines de 2019, sumarle este parate a cero inicialmente, que después y después de a porcentajes muy menores nos hizo ver a todos el proceso de cómo la ciudad, el municipio, la región entraba en un proceso de debilitación económica que aún hoy tenemos que centrarnos en recuperarlo, más allá de la flexibilización lograda. Todavía no alcanzamos los niveles que nosotros sabemos que podemos alcanzar. Y que por eso estamos esperando el proceso de reactivación económica. No debemos ser quejosos, porque nuestros niveles se vienen recuperando desde el mes de agosto pero todavía no alcanzamos los niveles preestablecidos de recaudación en municipios que no afrontamos nuestro funcionamiento desde las coparticipaciones, al contrario, son municipios que afrontan el día a día con la recaudación propia y ese fue un proceso complejo. Después del mes de julio y hasta el mes de octubre nosotros nos fuimos de 200 a la semana pasada 4.900 casos. Y hubo distintas etapas, y fue el proceso de respeto por la salud que siempre se dio en toda mesa de debate que propusimos. Se dio como una prioridad pero también la demanda de la flexibilización y recuperación de actividades con el paso del tiempo se hacía sentir cada vez más y se hacía difícil sostener restricciones de horario, de circulación de personas, y la necesidad de la gente de volver a ser productiva,  a tener sus comercios en marcha en una región, en una ciudad que el funcionamiento esencial de sus industrias no se vio tan resentido, pero que el mismo proceso había hecho entrar a las industrias en rotación de turnos para cuidar alguna posibilidad del ingreso de la enfermedad a esos sectores, cuestión que gracias a Dios que no ocurrió. También poco tenemos que lamentar en los geriátricos o en los centros de cuidado de los adultos mayores. En ese proceso creo que la presencia y el trabajo constante de los agentes sanitarios, de la gente de la salud y los agentes sociales, son a los que tenemos que agradecer. Y por supuesto el alto acompañamiento de los sectores de la sociedad, porque sino era muy difícil que una ciudad con casi 110 mil habitantes pudiera sostener un nivel de casos 6 veces más bajo de lo que se preveía allá por marzo según los datos internacionales que era que la región Villa María-Villa Nueva estuviera más cerca de los 25 mil casos.

-¿Usted se siente satisfecho por el desempeño de aquellas áreas del municipio que ante la emergencia quedaron un poco relegados?

- Yo, desde mi percepción personal quiero decir que estuvimos a nivel en la prestación de los servicios. Por supuesto que en el tema obras los primeros 90 días no pudimos restablecer e imponer la agenda que teníamos hasta que no se diera el proceso de autorización. En realidad no de la obra pública, que nunca estuvo suspendida, sino de la obra privada, que de alguna manera nosotros necesitábamos ser reconocedores de que si el sector privado no estaba funcionando, nosotros teníamos que comprender ese escenario y después de este proceso nosotros hemos alcanzado al menos el objetivo interno que era las 80 cuadras de pavimento con administración propia en distintos barrios de la ciudad, como así también el alto aprovechamiento de una agenda que nosotros habíamos establecido como  prioritaria pero que la pandemia nos ayudó a fortalecerla y en todo este período hemos recuperado la agenda ambiental de nuestra ciudad. Lo hemos hecho a través de planes de reforestación. Lo hemos hecho a través de un diagnóstico de nuestro vertedero que tiene una administración de casi 40 años y hoy se está licitando una de las obras más importante para el saneamiento  y proyección de este vertedero que maniobra casi 130 toneladas de basura diaria. Nos hemos visto fortalecidos en sostener lo que nosotros tenemos bajo el paraguas de Villa María Ciudad del Aprendizaje, que es lograr que toda nuestra población se vacune en tiempo y forma. Este año, en el mes de abril, aún 25 días antes que en el 2019 alcanzamos que el cien por ciento de la población esté vacunada. O sea, el proceso del transcurrir de la pandemia y con la incertidumbre que esto imponía nunca las áreas perdieron las agendas, al menos los puntos más importantes de sus agendas y por lo tanto debo sentirme conforme y ser agradecido al equipo que trabajó.

- En estos últimos tiempos se han conocido algunas obras que van a ser financiadas por la Nación, que también van a tener un impacto muy importante para Villa María, por ejemplo el de la circunvalación que es esperada desde hace tanto tiempo.¿La presencia de Martín Gill en el gobierno nacional hace que sea una puerta de ingreso a los proyectos que necesita la ciudad y les permite planificar de cara a los próximo años qué obras se podrán priorizar para la ciudad?

- En este proceso donde Martín ocupa la Secretaría de Obras Públicas de la Nación, en el plazo que va desde el mes de abril y hasta hace pocas semanas la ciudad pudo completar 43 frentes de obra. Esto no solo lo hicimos con el Ministerio de Obras Públicas de la Nación sino que con el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Desarrollo, con el Ministerio de Salud. Villa María logró a través de acción directa relacionado al Covid duplicar la capacidad de camas críticas en el Hospital Pasteur a través de las gestiones de nuestro intendente electo, llevando de 24 a 48 la cantidad de camas de terapia intensiva, con equipos completos de respiradores, monitores, no solo en las camas sino en el manejo central. Nosotros pudimos gestionar el equipamiento de protección personal para no solo los 1.200 agentes de Salud de la ciudad sino de toda la región. Nosotros a través de Martín pudimos consolidar frentes de obra relacionados a la Salud, como la readecuación y el cumplimiento de todos lo normativo de nuestros 13 centros de atención primaria y nuestra Asistencia Pública, obras que ya han comenzado a ejecutarse en nuestra ciudad. Y también hacer realidad proyectos que estaban en carpeta pero no se habían podido iniciar, fundamentalmente  a nivel nacional durante los últimos 4 años y por eso Villa María tiene hoy, ya en procesos licitatorios la recuperación de 47 viviendas de un plan de 250 viviendas sociales que se había puesto en marcha antes del 2015 y que no fue continuado; nuestra Plaza Centenario que va a revalorizar la obra del arquitecto Salamone, la obra de reactivación de las vías que separan el centro de la ciudad como es el Túnel Hermanos Secco que está cerrado desde el año ’94. Hemos también llevado adelante el proceso a través de una decisión de la gestión anterior de Martín que Villa María va a tener a partir del mes de enero un nuevo Salón de los Deportes. Hemos llevado adelante obras con Enohsa relacionadas a desagües pluviales en distintos sectores de la ciudad, como así también esperando la confirmación de las reuniones de carácter interprovincial entre Córdoba y Santa Fe para que a través de un canal rural las aguas de la ciudad que tienen incidencia directa en nuestros campos puedan vertirse al río Ctalamochita y desembocar en el Carcarañá. Hemos puesto en marcha fases de recuperación de plazas que son espacios verdes de los vecinos pero que también son utilizadas para el deporte y la recreación de los niños y de los jóvenes. También hemos llevado adelante procesos de vinculación con Provincia y en estos días hemos firmado la finalización de la obra del Parque Pereira en sus etapas 3 y 4. Es el parque más grande, de casi 15 hectáreas que tiene nuestra ciudad. Se están ejecutando y con articulaciones permanentes  del secretario de Obras Públicas de la Nación con los ministerios de nuestra provincia dos escuelas ProA en la ciudad, un puente que une ambas villas, todo para finalizar en los primeros meses del año próximo. También hemos formado parte del proceso de licitación de dos nuevos jardines maternales para nuestra ciudad. Y por supuesto, el anuncio de esta obra de ingeniería mayor que es el inicio de la Autopista Villa María-Río Cuarto, en donde hablamos de la circunvalación , que involucra la salida del cruce, como lo denominamos y el desvío de la ciudad por el oeste, atravesando nuestro río y tres cruces ferroviarios que le dan a eso 22 tramos de autopista una trascendencia muy importante para nuestra ciudad, no solo en lo que va a tener que ver con el reordenamiento del tránsito para el acceso y también para ir a distintos puntos de nuestro país, sino que hace crecer el ejido municipal en una superficie de casi el 32 por ciento de la que actualmente tiene la ciudad.

- Usted estaba desempeñándose en un cargo pero, al pasar Martín Gill al gobierno nacional, esto lo llevó a hacerse cargo de la intendencia. ¿Qué reflexión le merece lo que le ha tocado vivir, seguramente algunas cosas impensadas que debió enfrentar?

- Desde el 20 de diciembre del año pasado cuando Martín me confirmaba  la convocatoria que le habían hecho el presidente y el ministro Katopodis para sumarse al gobierno nacional, y que creía que estaban dadas en mí las condiciones para conducir el equipo que él había armado para su segunda gestión. Desde allí  todo lo que vino fueron sorpresas. Vengo del ámbito académico, he pedido licencia en mi cargo de decano de la UTN de esta ciudad y la verdad es que era un proceso de cambio importante, más allá que uno tiene la experiencia de gestión de equipos. Había que moverse del ámbito académico al ámbito municipal para hacer propias agendas que uno las conocía pero no en profundidad. Y por supuesto que estuvo, está, y debe estar el permanente respaldo de nuestro intendente que yo siempre le digo que tiene puesto más de un ojo en su ciudad. Y sumar y coordinar un equipo a través de una agenda definida para acercarla a nuestro pensamiento con el intendente Martín Gill. Después lo que propició la pandemia, aún hoy, que venimos de reuniones de la logística de distribución de las vacunas, ha sido un desafío día tras día que siempre ha enriquecido y siempre ha fortalecido lo que es para mí la vocación de servicio a las personas, al prójimo, y por lo tanto soy un agradecido del fortalecimiento de la experiencia, aún sabiendo que hay definiciones o decisiones que uno toma que pueden tener más aceptación que otras, pero siempre tratándolo de hacer y de llevar adelante esas medidas en pos del bienestar general. Eso aquí cambia mucho en relación al ámbito académico. Pero soy un agradecido de la oportunidad y de la experiencia que va a resultar muy enriquecedora para el resto de mi vida.

Te puede interesar